Archivo de la categoría: origen de los sefardíes

De Toledo a Jerusalén

Desde esta página, comparto con vosotros una bellísima obra de arte que me ha hecho pasar un momento fantástico. La película se titula “De Toledo a Jerusalén”. Seguro muchos ya la conoceréis. El ladino de este actor es muy claro.                                                                                                      Fuente:  Shimon Hai

Anuncios

“Sí, eso existe”. Los sefardíes en el corazón de Europa, por Pilar Romeu

Tras la reciente aparición del último título de la colección  M. Studemund-Halévy, C. Liebl, I. Vučina (eds.). Sefarad an der Donau. Lengua y literatura de los sefardíes en tierras de los Habsburgo (Barcelona: Tirocinio, 2013), he debido responder frecuentemente a la pregunta de rigor: “¡Anda! ¿Pero eso existe? ¿Había sefardíes en el corazón de Europa?”. Sigue leyendo

Entrevista a Genie Milgrom

En esta entrevista Genie Milgrom nos cuenta cómo consiguió documentar sus raíces familiares sefarditas (es muy interesante…, ¡cuando ella no sabía nada de eso y tuvo sospechas a partir de objetos hallados entre los de su abuela!). Además de la historia, que es preciosa, comparte y nos da un testimonio de primera mano de cómo encontrar documentos sobre nuestros apellidos y raíces familiares. Es un claro ejemplo a seguir, y por eso presentamos este video en el blog, que estamos convencidos que será esclarecedor para muchos! (agradecemos a Fredy Cauiche Valerio, y a Mireille Valero).

¿Dónde encontrar información?: Archivos de la Inquisición

 

Agradecemos al autor del artículo, Jeff S. Malka por su amabilidad al permitirnos presentar su artículo en español. El original está en el sitio del autor http://www.sephardicgen.com/inquis.htm________________________________________

La valiosa información de esta página ha sido proporcionada por Lawrence H. Feldman, en un email respondiendo a una cuestión que le pregunté. Yo le pregunté si podia compartir la información en esta página web y él  aceptó amablemente. Dr Feldman es un buen investigador y escritor. Su dirección está en el fondo de esta página para aquellos que deseen hacerle más preguntas

________________________________________

Para saber más acerca de los registros de la inquisición y sobre la inquisición recomiendo vivamente la obra de Juan Blazquez, Miguel, La Inquisición, (Ediciones Penthalon, Bustos 11. Tel. 915524331, CP. 28038 Madrid), una introducción muy útil al tema.

Archivos con documentos de la Inquisición Inquisición

Archivo Histórico Nacional (AHN), Madrid.

Hay catálogos de documentos publicados de los tribunales de Toledo y Murcia, pero hay mucho material que no está catalogado.

Todo el material de registros de la Inquisición en el AHN consiste en 5344 legajos de manuscritos y 1463 libros manuscritos. Están divididos entre las siguientes secciones:

1. papeles del Consejo Supremo de la Inquisición.

2. correspondencia del Consejo Supremo con otros tribunals en España.

3. correspondencia del Consejo Supremo con otros tribunales en las Américas

4. correspondencia del Consejo Supremo con otros tribunales en Italia

5. Registros de varios tribunales en España que fueron enviados a Madrid antes o después de la disolución de la Inquisición. Esto último incluye casos llevados a tribunales de Cordoba, Corte, Granada, Logroño, Llerena .Santiago, Sevilla, Toledo, Valencia, Valladolid, Zaragoza. Es notable que cada tribunal era responsable de una larga área que incluía muchas comunidades. Sigue leyendo

Genealogía sefardí: ¿Por donde empiezo?

Agradecemos el apoyo del autor de este artículo,   Jeff S. Malka, sin duda  una de las personalidades más prominentes en el mundo de la genealogía sefardí. Estamos orgullosos  de compartir sus indicaciones con toda persona que esté interesada. Próximamente iremos ampliando estos apuntes. Nuestros lectores pueden acceder a este y otros artículos (en inglés) a través de www.sephardicgen.com.

Cuando yo empecé a buscar mis raíces, estaba absolutamente convencido que “el archivo de mi familia” allí afuera, en algún lugar, y que contenía toda mi historia en todas sus ramas, y que todo lo que tenía que hacer es encontrar donde estaba ubicado; i.e., la genealogía era la búsqueda de un archivo completa pero ya creado que era todo sobre mi familia.[Extractos de: “A Jewish Genealogic Fable”]

Quisiera empezar puntualizando que no soy un profesional de la genealogía. Desde que trabajé desarrollando el árbol familiar en mi lado sefardí, descubrí gradualmente que había áreas fértiles de investigación que eran diferentes de todas las fuentes que usé para mi parte ashkenazí. Más allá de esto, esas fuentes eran mucho menos conocidas que las fuentes que se usan en genealogía ashkenazí. El propósito de este artículo es ayudar otras personas que intentan investigar sus ancestros sefardís y poder reducir sus niveles de frustración descubriendo estas fuentes. De ninguna manera esto pueexpulsiónde ser considerado como una lista exhaustiva de fuentes. Es sólo un resumen para empezar y animar a otros a compartir su conocimiento de forma que todos crezcamos y aprendamos. Para un tratamiento mucho más completo de la genealogía sefardí, con recursos válidos país por país, ver mi libro sobre el tema.

Diferencias entre la genealogía sefardí y ashkenazí

Áreas del mundo
Entre las diferencias más obvias entre la investigación de los ascendentes sefardís y ashkenazís, es que ellos vivían en diferentes partes del mundo. Los ashkenazís vivían originariamente en Europa y en el este de Europa, mientras que los sefardíes vivían en países entorno al mar mediterráneo, , el imperio Otomano, que les dio la bienvenida después de su expulsión de España, y en América, sobre todo en América del Sur.

Muchos de los genealogistas judíos se han concentrado en buscar registros de los gobiernos del este de Europa y registros de naturalización de los Estados Unidos. Aunque esto a menudo es útil, estas fuentes son de menos valor para investigadores sefardíes que podrían estar más interesados en registros notariales de la Antigua España, y los registros de la Inquisición en España, en América y en el Caribe. Sigue leyendo

Cuándo llegaron los judios a la Península Ibérica

Extracto del libro de Paloma Mas-Diaz, Los sefardies historia, lengua y cultura, ed. Riopiedras

Desde tiempos muy remotos ya tenemos pruebas de la presencia semítica en la península ibérica. Hay leyendas que sitúan esto en la época de Nabucodonosor (s. VI a. C), pero otras tradiciones remontan la llegada de los primeros judíos a la época de Salomón (s. X a. C).
Pero esto son sólo hipótesis, porque los testimonios más antiguos son de época romana avanzada: una lápida funeraria encontrada en Adra y hoy perdida, que se dató en el siglo III y procedía del enterramiento de una niña llamada Salomónula; una inscripción de Elche y otra de Tortosa, del siglo IV; y la importante lápida trilingüe de Tarragona (que actualmente se expone en el Museo Sefardí de Toledo), cuya datación aún no está aceptada.
De lo que estamos convencidos es que la población judía de la península era muy importante, y que se relacionaba intensamente con la cristiana, cuando en el siglo IV se celebra el Concilio de Elvira. En él se prohíben los matrimonios mixtos, que judíos y cristianos participasen juntos en banquetes y que los judíos bendijesen campos y cosechas de los cristianos.

LA EXPULSIÓN
Después de la guerra civil que llevó a Isabel al trono de Castilla, ella y su esposo Fernando siguieron la misma línea que sus antecesores, considerando a los judíos como “propiedad real”, es decir, protegiéndolos como un bien. El porqué años más tarde los mismos reyes decretaran su expulsión no es cosa fácil de entender: el edicto de expulsión lo justifica alegando que la presencia judía conllevaba el peligro de que judaizasen los conversos, por lo cual la Inquisición había instado a los reyes a tomar esa medida; algunos historiadores lo explican por un afán de expoliar los bienes de los desterrados para enriquecer las endeudadas arcas del Tesoro; otros lo interpretan como una concesión real a las presiones populares; y no faltan quienes lo achacan a un irracional fanatismo religioso. Quizás pesasen varios de estos motivos. Lo cierto es que el 31 de marzo de 1492 los reyes firmaron el decreto por el cual los judíos tenían un plazo de cuatro meses para abandonar la península.

Fuente: www.abc.es
Fuente: http://www.abc.es/sociedad/20121122/abci-sefardies-nacionalidad-gobierno-201211221220.html

No se sabe el número exacto de los que abandonaron el país, ni tampoco el de los que se convirtieron para no renunciar a vivir en lo que consideraban su tierra. Los cálculos más modernos estiman el número de desterrados en unos cien mil, que se distribuyeron por todos los países que les eran accesibles: Portugal (de donde serían también expulsados pocos años después), Italia, los Paises Bajos, el sur de Francia, el norte de Africa, y, sobre todo, el Oriente mediterráneo, donde el entonces poderoso imperio turco los acogió con los brazos abiertos.
Los desterrados se llamaban a sí mismos sefardíes, es decir, oriundos de Sefarad, nombre hebreo de su España natal.