Archivo de la etiqueta: investigación

Entrevista a Genie Milgrom

En esta entrevista Genie Milgrom nos cuenta cómo consiguió documentar sus raíces familiares sefarditas (es muy interesante…, ¡cuando ella no sabía nada de eso y tuvo sospechas a partir de objetos hallados entre los de su abuela!). Además de la historia, que es preciosa, comparte y nos da un testimonio de primera mano de cómo encontrar documentos sobre nuestros apellidos y raíces familiares. Es un claro ejemplo a seguir, y por eso presentamos este video en el blog, que estamos convencidos que será esclarecedor para muchos! (agradecemos a Fredy Cauiche Valerio, y a Mireille Valero).

Anuncios

¿Existen indicios que prueben el origen judío de Colón?

No tenemCristobal Colonos retratos absolutamente fiables de Cristobal Colon. Es verdad que hay un gran número de ellos, pero fueron pintados décadas después de su muerte. Sólo de uno, el más antiguo, cabe pensar que su autor conociera personalmente a Colón (se halla en la Galería de los Oficios de Florencia).
Análogo misterio rodea su nacimiento. La historia de los orígenes de Colón se caracteriza por las contradicciones, debidas sobre todo a él mismo y a su familia.
La fecha en que murió Colón está bien determinada: 20 de mayo de 1506, en Valladolid.
Del periodo entre su nacimiento y su muerte, sabemos con certeza que apareció en Lisboa cuando contaba alrededor de veinticinco años. Lo que no sabemos es cómo llegó a la ciudad.
El hijo ilegítimo de Cristobal Colón, Hernando, escribió su historia. Para explicar dónde su padre adquirió sus conocimientos en latín, aritmética, geometría y astronomía afirma que su padre estudió en la Universidad de Pavia. No deja de ser extraño, pues de tener estudios universitarios Colón no hubiese dejado de mencionarlos para calificarse ante los científicos de Portugal y Castilla que examinaron sus planes.
En las notas marginales de los libros que poseyó, Colon demuestra conocer el patrimonio cultural del Judaismo. Es manifiesto que conocía la cronología hebraica.  Tras referirse al año 1481, aquel en que estaba escribiendo el comentario, consigna en seguida el correspondiente del cómputo hebraico, 5241, y de ahí pasa a observar que Adan murió a los 130 años, y que la destrucción del segundo templo-al que llama “segunda Casa”, denominación típicamente hebrea, nunca usada por los no judíos-había ocurrido 1413 atrás.
En la Historia de las Indias, el padre Las Casas refiere que Colón y su hermano Bartolomé hubieron de afrontar en América repetidos actos de indisciplina de los expedicionarios españoles, y lo atribuye a que éstos los miraban con malos ojos por ser extranjeros.
Numerosos contemporáneos de Colón lo tienen por genovés. En el encabezamiento de una carta dirigida a él, el magistrado de San Giorgio, de Génova, le llama clarissime amantissime-que concivis(o sea conciudadano).
Viene aquí al caso hablar de cierto signo que llamó la atención, en los años treinta, a un estudioso hebreo de los Estados Unidos, Maurice David. Lo interpretó como una abreviatura de la bendición hebrea “Baruj Hashem” (Bendito sea Dios) mediante las iniciales Bet Hei.
Maurice David halló ese signo buena imagen de la bendición de Colon a su hijoen una carta de Colón a su hijo Diego, de fecha 29 de diciembre de 1504. Se ha encontrado también en otras doce cartas.
Confunde a los estudiosos el hecho de que también aparece una cruz en cada carta, pero la cruz aparece en toda la correspondencia de la época, y el español que no la ponía en sus cartas se hacía automáticamente sospechoso. Tengamos en cuenta la actitud de los judíos forzados a convertirse al cristianismo: mostrarse en público doscientos por cien cristianos y a la vez, dar testimonio de su apego a la antigua religión en el seno de reducidos círculos familiares. Acostumbraban a casarse entre si para conservar el judaísmo. Nunca dejaban de ir a misa los domingos, pero dentro de la familia observaban escrupulosamente todas las leyes judías.
Por eso, si se trata de una Bet Hey, se trata de un testimonio a su hijo Diego: “…no olvides de dónde vienes: la cruz es un tributo a la religión oficial, pero en el seno de la familia, debemos perseverar en las creencias de nuestros mayores”.
El Bet Hay debía ser irreconocible para un extraño; de ahí que aparezca a primera vista como un simple garabato.
El historiador del Descubrimiento Pietro de la Angliera, que tuvo acceso a las cartas de Colón, refiere que en 1499, Francisco de Bobadilla, el sucesor de Cristobal Colón en el gobierno de las Indias Occidentales entrego cartas del navegante dirigidas a su hermano Bartolomé escritas en una escritura extraña. De ser cierta la información de Pietro de Angliera –conocido también por Pietro Martire-podríamos, como Salvador de Madariaga (Kolumbus, Berna/Munich/Viena 1966), pensar que Colon dominaba el alfabeto hebreo y que tales cartas estaban redactadas en castellano, pero con caracteres hebreos. Por desgracia no se conservan, y siendo así que Bobadilla fue un enemigo de Colón, poco debemos fiarnos de su testimonio, el único con el que contamos al respecto.
Para finalizar, acerca del origen de Colón aún queda mucho por investigar, y quizás la verdad nunca llegue a poder demostrarse.
Artículo basado en: Wiesenthal, Simon Operación Nuevo Mundo, la misión secreta de Cristobal Colón, (trad. Jaume Costas), 1986 ed. Orbis.